consejos belleza moda tips ropa tendencias videos tutoriales dietas

Tips y trucos de belleza

Para toda ocasión

Elimina la piel grasa con maicena

¿Posees la piel grasa y anhelas excluir la abundancia de sebo para terminar con los brillos y el acné? En ese caso, te sugerimos que hagas empleo de los remedios caseros, unos trucos cien por cien naturales entre los que hallamos esta mascarilla construida a base de maicena excelente para cuidar la piel grasa y proveerle un semblante radiante a cualquier edad. ¡Presume de un rostro totalmente renovado!

Ingredientes:

  • 2 cucharadas de maicena (harina de maíz a la venta en cualquier supermercado)

Pasos a seguir:

  • Vierte la maicena en el interior de un bol.
  • Equivalentemente, calienta medio vasito de agua.
  • Cuando esté templada, añádele en el cuenco en el que has metido la maicena previamente.
  • Remueve bien los ingredientes para que ambos constituyan una especie de pasta.
  • Si ves que te queda algo dura, logras agregarle un poco más de agua.
  • Cuando tengas lista esta mascarilla casera excelente para combatir los inconvenientes propios de la piel grasa, extiéndela sobre el rostro evitando ubicarla sobre el contorno de los ojos y de los labios, dos zonas muy sensibles y delicadas.
  • Es elemental que lleves a cabo esta operación posteriormente de haber desmaquillado y lavado tu cutis con mimo y dedicación. Para ello, logras emplear tu leche limpiadora y tus tónicos habituales o, si lo prefieres, emplear los remedios caseros para preparar un desmaquillante casero de leche y un tónico de albahaca, dos productos completamente naturales y perfectos para tratar la piel grasa.
  • Una vez que tu rostro esté lindamente limpio, aplica la mascarilla de maicena por la frente, las mejillas, la barbilla y el cuello.
  • Deja que el compuesto actúe durante unos 15 o 20 minutos.
  • Acontecido ese tiempo, acláralo con abundante agua templada.
  • Repite esa misma operación dos o tres veces por semana para que tu piel se vea libre de brillos y de granitos y logres terminar con el exceso de sebo propio de las pieles grasas.