consejos belleza moda tips ropa tendencias videos tutoriales dietas

Tips y trucos de belleza

Para toda ocasión

Diez razones saludables para beber cerveza con moderación

Un informe creado por la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial y el Centro de Información Cerveza y Salud expone diez razones saludables para deleitarse la bebida:

  • La cerveza está constituida en un 93% por agua, lo que ayuda a la hidratación, algo muy fundamental para los que sufren hipertensión arterial.
  • Posee una concentración muy baja de sodio, un elemento que en abundancia logra inducir desde derrames cerebrales a inconvenientes renales. La Organización Mundial de la Salud aconseja ingerir no más de dos gramos diarios. Una caña cuenta con nueve miligramos de sodio.
  • Según los científicos, la cerveza posee altos niveles de potasio y por lo tanto origina un efecto diurético.
  • Las personas hipertensas que no toman cerveza corren más riesgo cardiovascular que las que efectúan un consumo moderado de cerveza.
  • Aumenta el colesterol ‘bueno’: la cerveza y el vino logran aumentar el nivel de lipoproteínas de alta densidad que son idóneos de retirar el colesterol de las arterias y arrastrarlo de vuelta al hígado para su excreción, lo que ayuda a evadir enfermedades como la arteriosclerosis.
  • Es rica en la vitamina B, que es principal para el sistema nervioso y la recreación de las células
  • Los minerales que posee, como el silicio, magnesio o fósforo, ayudan prevenir o retrasar las enfermedades óseas.
  • Los citados minerales asimismo disminuyen los riesgos de enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer.
  • El consumo responsable ayuda a perfeccionar los síntomas de la menopausia. Diferentes estudios científicos han manifestado que el consumo de fitoestrógenos naturales, presentes en algunos de los ingredientes de esta bebida, logra llegar a retrasar la menopausia en unos dos años.
  • Dados los antioxidantes naturales que posee, tomar una o dos cañas al día reduce los fenómenos oxidativos, responsables del envejecimiento.