consejos belleza moda tips ropa tendencias videos tutoriales dietas

Tips y trucos de belleza

Para toda ocasión

5 Exfoliantes para el cuerpo

Los productos exfoliantes son muy elementales para que libere la piel de impurezas, conservar la piel limpia, desaparecer las células muertas, etc.

A continuación te daremos a saber cinco exfoliantes totalmente naturales, que lograrás emplear tu misma en casa y con los obtendrás una piel resplandeciente y suave.

Antes de empezar debes tener muy en cuenta que a la hora de efectuarnos una exfoliación es preciso humedecer nuestro cuerpo con el fin de evitar daños en los capilares.

  1. Exfoliante de avena y leche: Mezcla en un bol dos cucharadas soperas de leche en polvo, una cucharada de café de maicena y media taza de avena molida. A continuación ve echando agua hasta que se constituya una plasta.
    Deja reposar la plasta durante unos minutos y listo, ya está lista la exfolienta para ser empleada en el cuerpo.
  2. Exfoliante de miel y linaza: Mezcla medio vaso de agua tibia, una taza de miel y 25 gramos de linaza, remover la mezcla hasta lograr una masa. A continuación dejaremos reposar la plasta durante alrededor de tres horas en el frigorífico.
    Cuando nos empleemos la masa es preciso que la dejemos actuar durante tres minutos, para que la piel absorba bien todos los favores de los componentes de la masa.
  3. Exfolienta de azúcar y limón: Exprime el zumo de medio limón en una taza y añádele dos cucharadas de limón. Emplearemos la exfolienta con movimientos circulares y lo dejaremos actuar durante cinco minutos.
  4. Exfoliante de tomate: Para la preparación de esta exfoliante precisas pelar y triturar un tomate, a continuación se le añade el zumo de un limón y una cucharada de harina de avena. Combinar todo hasta que quede una plasta.
    Una vez que nos empleemos la exfoliente es preciso que la dejemos actuar durante 15 minutos.
  5. Exfoliante de azúcar y aceite de oliva: Se mezcla muy bien en un recipiente de aceite de oliva y el azúcar, a continuación agrega una cucharada de zumo de limón. A la hora de aplicación se debe de hacer con movimientos circulares, sin ejercer mucha presión.